Falafel

El falafel es una albóndiga de garbanzos muy especiada de origen indio, normalmente se sirve acompañado de una salsa de yogurt, tahin o bien dentro de un pan de pita. Busqué varias recetas pero la mayoría incorporaban harina para evitar el exceso de humedad de la masa, yo quería hacerlo sin harinas,  si veis que la masa os queda muy húmeda y no podéis formar bien las bolas podéis añadir algo de harina de garbanzo, pero cuanto más seca sea la masa menos jugosos os quedarán los falafel.

A mi me costó un poco formarlas, y tuve exprimir las bolitas para extraer el exceso de humedad que tiene la masa, pero he decir que quedaron muy jugosos en su interior, si podéis evitar añadir harina mucho mejor.

Es una receta ideal para llevar en un tupper al trabajo o de excursión, además si haces muchos, a nosotros nos salieron 23 falafels los puedes congelar ya formados y sólo tendrás que freírlos cuando los necesites.

IMG_20160418_071141-01

Ingredientes:

  • 300g de garbanzos secos
  • 3 ajos
  • 1 cebolla fresca grande
  • 2 tsp colmadas de comino molido
  • Un buen puñado de cilantro fresco y otro de perejil
  • Sal y pimienta
  • 1 tsp de levadura química

Para la salsa de yogurt:

  • Un yogurt nautral (si es cremoso mucho mejor)
  • Zumo de medio limón
  • Menta muy picada
  • Ajo muy picado

Receta:

  1. Ponemos en remojo los garbanzos durante 48h, cambiando el agua a las 24h
  2. Escurrimos bien los garbanzos y los secamos con un paño, para quitar el exceso de humedad que puedan tener
  3. Ponemos todos los ingredientes en una  batidora (yo usé la Thermomix) y trituramos hasta obtener una pasta, ésta no tiene que ser muy fina, mejor si queda algún trocito, ya que al tostarse quedará crujiente.
  4. Ponemos la mezcla en la nevera durante 1h
  5. Formamos los falafel, apretando con las manos para extraer el exceso de agua de la masa, formamos en forma de albóndiga y luego aplastamos un poco para queden algo más planos. Humedeceros las manos con agua para evitar que la masa se os pegue a la palma de la mano.
  6. Ponemos abundante aceite AOVE en un cazo o sartén y freímos a fuego medio durante 7 o 8 minutos hasta que estén dorado, pensad que los garbanzos están crudos, por lo tanto se tiene que cocinar también el interior de los falafels.
  7. Dejamos escurrir en un papel absorbente
  8. Para la salsa sólo tenéis que mezclar todos los ingredientes.
  9. Los falafel se pueden comer fríos o calientes, nosotros los guardamos en la nevera y los comimos al día siguiente y estaban muy ricos!

Creo que la próxima vez le añadiré otra cucharada de comino a la masa y también un poco de jengibre fresco bien picado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *